NAMASTé

Más que una práctica, el yoga es un estilo de vida que sana, cuida y fortalece el cuerpo, la mente y el espíritu mediante la práctica de las asanas, la respiración y la meditación. Practicado en la India desde hace miles de años, se ha convertido en uno de los sistemas de acondicionamiento físico y espiritual con más adeptos en nuestros días.


 

La vivencia

La mañana se prestó para que la práctica de yoga transcurriera en uno de los mejores escenarios: un espacio verde en donde se respira aire puro y en donde sentís que los rayos de sol que se cuelan entre las ramas de los árboles te dan un abrazo reconfortante, llenándote de vitalidad. Nada mejor para potenciar los beneficios de la práctica de esta disciplina.

profe.jpg

Alejandra Brea es la instructora que guió esta primera práctica de yoga en la viña de la Bodega Familia Moizo. Ella nos cuenta que:

 “Los asanas (las posturas) son buenos para la mente y el cuerpo, pero si queremos hacer yoga de verdad tenemos que avanzar a la práctica de la meditación. Esto es yoga genuino. Yoga no es un trabajo del cuerpo físico. Yoga es rendir el ego y unificar la conciencia humana con la conciencia divina. Es descubrir que en tu corazón llevas esa presencia Divina.”


la clase

 “Lo que le hacemos al cuerpo se lo hacemos también a la mente y al alma. Así, los asanas son espacio en el cuerpo para darle espacio a la mente. El yoga trabaja sobre todos los aspectos de la persona: físico, vital, mental, emocional, psíquico y espiritual. Se trata de un método para equilibrar y armonizar el cuerpo, la mente y las emociones a través de la práctica de asanas, pranayama (técnicas de respiración) y meditación.”
 

YOGA, VINO Y ALMUERZO SALUDABLE

Omar Moizo, dueño de la bodega, enólogo y practicante de yoga, nos cuenta su opinión en torno a la experiencia de yoga en la viña:

“Esta vivencia es  algo  totalmente  nuevo como  experiencia  enoturìstica. El  grupo  humano  que  nos visitó confraternizó  inmediatamente y  logró  una  conexión  muy especial  entre  ellos  y  con  nuestra familia. Las razones  de   por  qué   pasó  esto se  las  adjudico  a  que  todos  (los  visitantes  y   nuestra  familia) estábamos  en  la  misma  sintonía con respecto  a  la  actividad de  yoga, todos  en  algùn  momento de  nuestras  vidas lo habíamos  practicado.”

Suscribite para recibir información de las próximas fechas